La fuerte pandemia que ha sacudido nuestro mundo ha tenido consecuencias en el medio rural y natural.

Durante el confinamiento, las calles de las ciudades quedaron completamente vacías.
Volvieron los peces a los canales de Venecia e incluso su agua estaba más clara.
Volvieron a florecer plantas que en otras condiciones no lo hacían.
Desapareció la famosa boina de contaminación de Madrid, los animales andaban a sus anchas por medio de pueblos y ciudades.
Se redujeron los gases invernadero

Las fábricas pararon y el mundo revivió por un momento.

En otras palabras la naturaleza mandaba.

Cuidemos y disfrutemos del medio ambiente.